jueves, 24 de noviembre de 2011

Lecturas de Thomas Hobbes

Maquiavelo y Hobbes: El pensamiento político moderno.
por Damián Scaff, Cristian Ocampo y Araceli Sabransky
Introducción a la Filosofía, Ciclo Lectivo 2010

El Contrato Social
Antes de que existiera el Estado, el hombre vivía inmerso en el estado de naturaleza. El estado de naturaleza es un estado de violencia continua, los hombres no tienen nada que ponga freno a sus ambiciones. En este estado hay dos puntos clave: la ambición y la capacidad de realizar esta ambición. Inés Pousadela comenta que Hobbes distingue tres causantes de conflicto entre las personas, a saber: la competencia, la desconfianza y la gloria; o sea el ansia de beneficio, de seguridad, y de reputación. Por otro lado las capacidades para realizar estas ambiciones son similares en todos los hombres por lo que no hay uno que se imponga a los demás por un tiempo prolongado. Por eso es que la lucha se hace perpetua. No puede mantenerse ninguna creación, ni se puede desarrollar el arte o la ciencia: se vive en constante guerra. Los hombres ambicionan lo mismo y su ambición no tiene límites y, por otro lado, se enfrentan a otros hombres con la misma capacidad que ellos. En estas condiciones nadie tiene la vida asegurada, debido a que hasta el más débil tiene la capacidad de matar al más fuerte, además de la imposibilidad de vivir cómodamente produciendo más perjuicio que beneficio. Hobbes afirma que en el estado de naturaleza “la vida del hombre es solitaria, pobre, tosca, embrutecida y breve”. La solución que encuentran los hombres es la de crear un pacto social de compromiso mutuo, pero al ser tan egoístas, ellos mismo terminarían incumpliendo el contrato volviendo al estado de naturaleza. Para evitar que esto suceda lo contrayentes eligen a una persona que garantice el cumplimiento del contrato, al que le otorgan todo sus derechos. Este garante es el soberano, que además de tener en su poder los derechos de los contrayentes, tiene la potestad de generar leyes sin estar atado a estas, instando a hacerlas cumplir mediante la amenaza del castigo. Pero en contrapartida, tiene la responsabilidad de velar por la seguridad y la paz de sus súbditos, y su poder se legitima en la medida en que pueda cumplir con su tarea. El soberano se hace cargo entonces del Estado simbolizado en la figura del Leviatán. Pousadela afirma que la única forma en que se puede generar el contrato social es que la consecuencia se transforme en causa, es decir, que si la única forma de hacer un contrato respetándolo es mediante el monarca, no puede constituirse contrato alguno anterior a él. Dicho en otras palabras: transfiere una acción posible mediante la intervención del Estado a un momento anterior a la formación del mismo. Por esto el estado de naturaleza es metafórico: es el recuerdo de lo que puede pasar si no se respeta el contrato. Cuando esto sucede surge un monstruo más terrible que el Leviatán: surge la guerra civil.
La importancia de Hobbes como pensador moderno radica en que intenta legitimar el poder del soberano sin recurrir a al concepto de “derecho divino”, sino que busca una explicación mediante la observación. Además representa la concepción del Estado no solo como propiedad (del monarca) sino como institución para el bien común, pensamiento que caracteriza la visión moderna del Estado.
Diferencias y similitudes entre Maquiavelo y Hobbes
Tanto Maquiavelo como Hobbes parten de la misma idea de que el carácter humano es en esencia egoísta y que el Estado surge de la incapacidad del individuo para defenderse por sí mismo. Al mismo tiempo los dos insisten en la forma en que el Estado debe ejercer la violencia monopólica para conservar el orden. Ambos autores tienen una visión moderna de la política, no como la de la mejor manera en la que se debe gobernar, sino en la justificación de por qué debe existir el estado, en el caso de Hobbes, o como debe manejarse el poder del Estado por parte de sus dirigentes. Las diferencias radican en que Maquiavelo es totalmente práctico y describe cómo se debe gobernar, es decir, da consejos prácticos al príncipe; mientras que Hobbes justifica de manera teórica la existencia del estado. Esta es una diferencia importante ya que para Maquiavelo el Estado es un fin en sí mismo, mientras que para Hobbes no.
De la justicia en tanto estado
Hallamos en la naturaleza del hombre tres causas principales de discordia:
Competencia: es la causa que impulsa a los hombres a atacarse para lograr un beneficio. Esta hace uso de la violencia para convertirse en dueña de las personas, mujeres, niños y ganados de otros hombres
Desconfianza: para lograr la seguridad. Para defenderse
Gloria: para ganar reputación. Recurre a la fuerza por motivos insignificantes como una palabra, una sonrisa, una opinión distinta.

Con todo ello es manifiesto que durante el tiempo que los hombres viven sin un poder común que los atemorice a todos, se halla en la condición que denomina guerra; una guerra tal es la de todos contra todos. Por consiguiente, todo aquello que es consustancial a un tiempo de guerra, es natural también, en el tiempo en que los hombres viven sin otra seguridad que la de su propia fuerza y su propia invención puede proporcionarles.
En una situación semejante no existe lugar para la industria, ya que su fruto es incierto; por consiguiente: no hay cultivo ni conocimientos y la vida del hombre es solitaria pobre, tosca, embrutecida y breve.

En esta guerra de todos contra todos, se da una consecuencia: que nada puede ser injusto. Las nociones de derecho de igualdad, de justicia e injusticia están fuera de lugar. Donde no hay poder común, la ley no existe; donde no hay ley, no hay justicia. En la guerra la fuerza y el fraude son las dos virtudes cardinales. Es natural también que no exista propiedad ni dominio, ni distinción entre tuyo y mío; solo pertenece a cada uno lo que puede tomar, y solo si puedo conservarlo.
No puede haber seguridad para nadie de existir durante todo el tiempo que ordinariamente la Naturaleza permite vivir a los hombres.

El estado no es un cuerpo natural sino artificial: no es una espontánea producción de la Naturaleza; sino una histórica producción colectiva de los humanos cuyo arte imita. Esta obra racional que es la más excelsa de la naturaleza: el hombre. En efecto, gracias al arte se crea ese gran Leviatán que llamamos Republica o Estado que no es sino un hombre artificial cuya protección y defensa fue instituido y en el cual la soberanía es un arma artificial que da vida y movimiento al cuerpo entero.

El estado de naturaleza es la pura definición nominalista de un movimiento colectivo físicamente observable y experimentable: la violencia universal de la guerra Civil. El estado explota en la guerra universal que es toda Revolución: caótica explosión colectiva de violencia física de las pasiones humanas, regresando a su desnudo estado naturaleza.

Quien quiera ordene y establezca un régimen, como primer fundador del Estado debe necesariamente tener poder soberano sobre el pueblo que se alcanzara por un camino
Fuerza natural: cuando los hombres se ponen de acuerdo entre ellos mismos someterse a un hombre, o asamblea de hombres voluntariamente, confiando en ser protegidos por alguien frente a todos los de más.
El pueblo se somete por miedo y el estado debe asegurarle la protección necesaria para asegurar su vida frente a la violencia.
La libertad es la ausencia de impedimentos que puedan arrebatar a un hombre su poder en tanto el derecho natural que cada hombre tiene de usar su propio poder para preservar su vida.

La ley de naturaleza le prohíbe al humano hacer encontrar de su propio bien para preservar su vida y la de los demás. El derecho consiste en la libertad de hacer o no hacer, mientras que la ley determine y ata a uno de los dos, con lo que la ley y el derecho definen en tanto como la obligación y la libertad, que en una y la misma materia son incompatibles (Hobbes, Leviatán).

Bibliografía consultada:
Mauricio Schuttenberg,  "Maquiavelo y Hobbes: continuidades y rupturas en el pensamiento político"

Fuente:
Lecturas de Thomas Hobbes en Conversaciones filosofic@s


No hay comentarios: